Vicente García González

vicente-garcia-gonzalezVicente García González (1833-1886). Militar cubano. Participó en la Guerra de los Diez Años contra el colonialismo español al mando de las fuerzas de Las Tunas, contienda en la cual obtuvo el grado de mayor general.

Nació en Las Tunas, el 23 de enero de 1833; hijo de un rico comerciante español y de una hacendada tunera. En 1856, en su tierra natal organizó un movimiento conspirativo contra el colonialismo español, el cual no fructificó por falta de preparación.

Una década después retomó los preparativos revolucionarios junto con un pequeño grupo de hombres. En 1867 fue designado presidente de una junta revolucionaria, en la cual fungió como vicepresidente el santiaguero Francisco Muñoz Rubalcava. Este mismo año viajó a Bayamo y se entrevistó con Francisco Maceo Osorio, Donato Mármol, Esteban Estrada, entre otros conspiradores de la región oriental, y acordaron imprimirle mayor actividad al movimiento.

A inicios de 1868 ingresó en la logia Estrella Tropical, de Bayamo, perteneciente al Gran Oriente de Cuba y las Antillas (GOCA). Su trabajo inicial consistía en captar adeptos para la causa independentista.

El 4 de agosto de 1868 asistió a la reunión en la finca tunera de San Miguel del Rompe, presidida por el conspirador de mayor edad, Carlos Manuel de Céspedes y del Castillo, y en la cual no se llegó a un acuerdo entre orientales y camagüeyanos acerca de la fecha del alzamiento. Al mes siguiente acudió a la finca Muñoz, de Las Tunas, donde se aceptó la idea de posponer el levantamiento armado para después de la zafra. El 4 de octubre convocó y presidió la reunión de El Mijial, estableciéndose el día 14 de ese mes como fecha de inicio de la revolución.

Tan pronto recibió la noticia del alzamiento de Céspedes, el 10 de octubre, cursó aviso a los complotados para reunirse en su potrero El Hormiguero, lugar donde tuvo su primer encuentro armado con fuerzas españolas. El 13 de octubre asaltó su ciudad natal, acción que marcó el inicio de la guerra en territorio tunero. En los días siguientes pudo rechazar el ataque de efectivos enemigos, dirigidos a auxiliar a los sitiados españoles.

Entre finales de 1868 y los primeros meses de 1869 dirigió acciones importantes en Las Tunas, como la de Arroyo La Palma, Becerra, La Horqueta, Parada, El Salvial, entre muchas otras. Razón por la cual en julio de 1869 fue ascendido a mayor general del Ejército Libertador.

Al mes siguiente participó en el asalto a Las Tunas, bajo las órdenes del general Manuel de Quesada, designado general en jefe en la Asamblea de Guáimaro. El 6 de octubre de 1870 rechazó a un emisario del enemigo que se presentó en su campamento con proposiciones de paz sin independencia.

Entre 1871 y 1873 continuó sus tradicionales ataques a convoyes, tomas de fuertes, emboscadas con cargas al machete. El 19 de agosto, el general español Federico Esponda lo bautizó como el “León de Santa Rita”, al fracasar el ataque combinado de tres fuertes columnas españoles contra su campamento en esa zona.

En 1874 participó en algunas de las acciones que encabezaba Máximo Gómez en su campaña de Camagüey, como los combates de El Naranjo y Cascorro.

El 14 de febrero de 1874 aceptó la Secretaría de la Guerra del gobierno de la República de Cuba en Armas, hasta el mes de mayo en que abandonó el cargo, al solicitar una licencia por enfermedad. Marchó hacia Las Tunas y poco después pidió la renuncia irrevocable de su cargo.

El 24 de septiembre, tras la captura del general Calixto García Íñiguez, el gobierno le propuso la jefatura del Primer Cuerpo de Ejército de Oriente.

El 2 de enero de 1875 se encontraba en Las Tunas, después de una prolongada incursión como jefe del Departamento Oriental por la zona de Bayamo y Holguín. El 26 de abril de 1875 intervino en la sedición de Lagunas de Varona, votando a favor de la exposición que consignaba, entre otros puntos, la deposición de Salvador Cisneros. Este acto trajo consecuencias desfavorables para el desarrollo de la invasión a Occidente que protagonizaba el general Máximo Gómez.

El 14 de mayo, por orden del gobierno, entregó a Manuel de Jesús Calvar la jefatura de Oriente y fue designado jefe del Segundo Cuerpo de Ejército del Camagüey. Sus contradicciones con el presidente de la República de Cuba en Armas, Salvador Cisneros Betancourt, se agudizaron con esta disposición.

El 6 de julio recibió una carta del gobierno en la cual le anunciaba la renuncia del jefe del ejecutivo y su sustitución por Juan Bautista Spotorno, presidente de la Cámara, al tiempo que Tomás Estrada Palma ocupaba el cargo de secretario de la Guerra y Exterior. Terminada la sedición, el gobierno lo designó jefe del Primer Cuerpo de Ejército.

El 23 de septiembre de 1876 dirigió la trascendental toma de Las Tunas y ordenó su incendio antes de abandonarla. Tres meses después fue citado a Camagüey por el nuevo presidente de la república, Estrada Palma, para que se hiciera cargo de Las Villas, solicitud que le hizo también el secretario de la Guerra, Máximo Gómez. Mantuvo sus operaciones en Las Tunas, dirigiendo la toma de los poblados de Maniabón y Puerto Padre.

El 19 de febrero de 1877 sostuvo otra conferencia con el gobierno para tratar acerca de su designación en la jefatura de Las Villas. El 7 de marzo partió hacia ese departamento. El 10 de mayo tuvo lugar la sedición de Santa Rita. Acampado en esa localidad de Camagüey, las fuerzas de Las Tunas que comandaba se insubordinaron contra el gobierno y lo proclamaron General en Jefe. Aceptó el pronunciamiento, no así el cargo y se alejó del campamento. El gobierno lo responsabilizó de la sedición, agudizándose las contradicciones en las filas independentistas. No obstante, mantuvo sus acciones combativas en Las Tunas.

El 7 de febrero de 1878, por gestión de la Cámara de Representantes, sostuvo una entrevista con el general Arsenio Martínez Campos, en la cual buscó negociar una tregua con el jefe español, de modo que pudiera ganarse en tiempo para la reorganización de las fuerzas insurrectas. Sin embargo, al día siguiente se disolvió la Cámara y se constituyó el Comité del Centro, encargado de firmar la Pacto del Zanjón, el 10 de febrero de ese año.

El 15 de marzo apoyó al general Antonio Maceo en la Protesta de Baraguá. Ese día permaneció custodiando los alrededores del lugar de la entrevista de las fuerzas cubanas con el general español Martínez Campos. Al día siguiente se constituyó el Gobierno Provisional que lo eligió general en jefe de los ejércitos de la república.

El 28 de mayo combatió en Pozo del Ñame, el primero después de la protesta contra la paz del Zanjón. Pero el 6 de junio de 1878, mientras se encontraba acampado en las cercanías de Manatí, recibió la noticia de la deposición de las armas por las fuerzas de Las Tunas.

Al día siguiente salió en el vapor Guadalkivir hasta San Thomas, y el 19 se embarcó rumbo a Venezuela, desde donde mantuvo comunicaciones frecuentes con los generales Calixto García, Carlos Roloff y Leoncio Prado, entre otros.

En 1879 fracasó en su intento por llegar a Cuba como parte de las acciones en la contienda de la Guerra Chiquita.

En 1884, Maceo y otros emigrados cubanos solicitaron su presencia en los preparativos del Plan Gómez-Maceo. Ese año, el Club Hijas de la Libertad de Nueva York lo declaró miembro de honor.

Permaneció dedicado a los trabajos en una colonia agrícola de cacao que había fundado en Río Chico, Venezuela. El 4 de marzo de 1886 murió como consecuencia de una peritonitis, causada por la ingestión de vidrio molido, colocado días antes por un español en su almuerzo.

 

Bibliografía

Abad, Diana y Oscar Loyola: Historia de Cuba II. La Guerra de los Diez Años: primera guerra de liberación nacional, Departamento de Historia de Cuba, Universidad de La Habana, Ministerio de Educación Superior, La Habana, 1987.

Colectivo de autores: Diccionario enciclopédico de historia militar de Cuba, t. I, Editorial Verde Olivo, La Habana, 2001.

Guerra, Ramiro: Guerra de los Diez años, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1972.

Instituto de Historia de Cuba: Historia de Cuba. Las luchas por la independencia nacional y las transformaciones estructurales. 1868-1898, Editora Política, La Habana, 1996.

Machado Mena, Juan: Lagunas de Varona, Publicación Oficial del Municipio Victoria de Las Tuna, Las Tunas, 1951.

Marrero Zaldívar, Víctor Manuel: Cronología mínima de Vicente García, Sección de Patrimonio Cultural, Las Tunas, 1988.

___________________________________: Vicente García, leyenda y realidad, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1992.

Prats-Lerma, Armando: Biografía del Mayor General Vicente García y González para la historia de Cuba, Imprenta La Prueba, La Habana, 1915.

Tamayo Rodríguez, Carlos: Miedo a Vicente García, Sección de Patrimonio de la Dirección Provincial de Cultura del Poder Popular, Las Tunas, 1986.

EnCaribe

Anuncios