La cubana que amamantó a Bolívar

nodriza-bolivar

Partiendo de esta premisa “la historia no es juzgar; es comprender y hacer comprender” esbozada por  Lucien Febvre  en su obra Combates por la historia; asumo escribir las presentes líneas con la intención de compartir algunos aspecto relacionados  a un hecho que podría pasar por inadvertido e intrascendente de no ser porque este se refiere a una de las mujeres que le correspondió amamantar  al Libertador Simón Bolívar y al parecer por lo que se desprende de algunas pocas  reseñas y testimonios fue la criolla cubana Inés Mancebo de Miyares la primera que le amantó.

Me he motivado a escribir sobre el tema, calificado  de intrascendente por algunos actores, al calor de la diatriba  que se ha manifestado en nuestro país (Venezuela)  en torno a una lección que aparece en uno de los textos de la Colección Bicentenaria[1], en la cual se afirma que “una cubana amamantó a Simón Bolívar” (El Libertador).

Sobre las mujeres que amamantaron al Libertador variadas son las referencias que encontramos en artículos, libros, crónicas, gran parte de los escritores que le han dedicado líneas o biografías al Libertador por lo menos reseñan  lo referente a las nodrizas del Simón Bolívar, reconocidos historiadores e historiadoras, oficiosos y principiante  señalan algún comentario al respecto.

Entre la más conocida y reconocida nodriza del niño Simón Bolívar  está “La Negra Hipólita”[2] algunas cartas del el Libertador  dejaron plasmada para la posteridad el reconocimiento y la huella que esa relación  dejo en su vida y que la plasmo con palabras de admiración, respeto y amor filial en sus epístolas[3] entre estos  citaremos la carta enviada a su hermana María Antonia donde trata asuntos de la vida intima familiar y de los asuntos e intereses económico relacionado con los bienes y propiedades de él y su familia, fechada en el Cuzco el 10 de julio de 1825 donde  señala “Te mando una carta de mi madre Hipólita para que le des todo lo que ella quiere; para que hagas por ella como si fuera tu madre, su leche ha alimentado mi vida y no he conocido otro padre que ella”[4]

El caso que en esta oportunidad queremos recrear es sobre Inés Mancebo de Miyares, la criolla Cubana de quien Bolívar tomo pecho por primera vez y se utiliza el término recrear porque es un hecho de vieja data reseñado por  escritos, historias y crónicas y que he retomado en función pedagógica.

Dos documentos  del Libertador testimonian  que Doña Inés  cumplió con esa  función, uno fechado en Caracas en agosto  de 1813 remitido a  Manuel Antonio Pulido quien actuaba como Gobernador de la Provincia de Barinas;  otro es una carta datada en Caracas el 23 de junio  de 1827 que el Libertador  remite al Coronel José Felix Blanco quien fungía como intendente del Orinoco

En crónicas de Caracas, de Arístides Rojas[5] nos deja un artículo titulado “La primera nodriza de Bolivar”  en este, de forma muy amena, amplia y pormenorizada  encontramos una  reseña de la vida familiar de esta mujer que le correspondiese amamantar al niño simón  “… Doña Inés Mancebo de Miyares, de noble familia de Cuba muchacha esplendida poseedora de un carácter tan recto y lleno de gracia…”[6] 

Es muy pertinente  detallar en este artículo que Inés Mancebo de Miyares era una blanca, criolla,  natural de Santiago de Cuba, hija de Bernardo Mancebo y de Ana  María  Quiroga; perteneciente de una de las más familias aristócratas de esa Isla;  llegó  la provincia de Caracas a finales del siglo XVIII, cuando su esposo Fernando Antonio Vicente Miyares Pérez, un alto funcionario militar de la corona española fue designado para cumplir funciones de gobierno en la Provincia de Venezuela.

 

[1] La Colección Bicentenaria son textos escolares  gratuitos  distribuidos por el Ministerio del Poder Popular para la Educación a todos los planteles Oficiales de Venezuela

[2] RAMOS GUEDEZ; José Marcial Las Ayas y Nodrizas Africanas y sus descendientes: Aportes  culturales tanto en Venezuela Colonial  como durante el siglo XIX. Ponencia presentada en el III Congreso Internacional de Ciencias Históricas. Barquisimeto, Julio 2009. Señala el autor que Hipolita permaneció por muchos años como esclavizada de la familia Bolívar en la hacienda-trapiche de San Mateo  (actual Estado Aragua) donde nació el 13 de agosto de 1763, de allí pasó como nodriza a Caracas  donde murió el 26 de junio de 1835

[3] Los documentos del Libertador donde este manifiesta su preocupación por Hipólita que hemos consultado   http://www.archivodellibertador.gob.ve; son u total de siete

[4]  http://www.archivodellibertador.gob.ve Doc N° 155

[5] Aristides Rojas Naturalista, médico, historiador y periodista  nació en Caracs en 1826 y murió en 1894. Las crónicas de  Caracas es una literatura de corte Histórico donde relata  amenamente los  hechos  con una fina estética nutrió sus investigaciones en documentación de archivos relatos y puso al descubierto hechos de de la cotidianidad

[6] Rojas Arístides Crónicas de Caracas. Editorial CEC . Libros de El Nacional 2005. Pág. 99

 

Tomado de:

Para leer este artículo completo revisa mi blogs en el siguiente link

Anuncios