Archivo de la categoría: Biografías

Gaspar Betancourt Cisneros

gaspar_betancourt_cisnerosGaspar Betancourt Cisneros

Nació el 28 de abril de 1803.

Murió el 7 de diciembre de 1866.

 

Grande por la inteligencia y grande por el corazón, su nombre suena a gloria. Escritor de profundos conocimientos y espíritu liberal, su pluma fue como un ariete y como una palanca echaba abajo y levantaba! A los trazos de ella vinieron abajo viejas preocupaciones y se levantaron altares a los beneméritos de la patria. Seguro de que los tiranos en ningún tiempo ceden a razonamientos ni a ruegos, propagaba la revolución, que es, cuando es necesaria, un ahorro de tiempo, de sangre y de vergüenza. Un día, llevado por su animosidad al dominio de España en su país, brega por la anexión de Cuba a los Estados Unidos, lo que felizmente no logra, felizmente, pues que de haber sido Cuba anexada entonces, no seríamos hoy lo que somos, una república, con nuestra bandera y nuestro himno y nuestras llagas y nuestras cojeras… Gaspar Betancourt Cisneros, El Lugareño, seudónimo con que se le conoce en el campo del periodismo, fue para su pueblo, en el orden de las ideas, un mentor, y en el orden de la acción, un futuro caudillo…

Seguir leyendo Gaspar Betancourt Cisneros

Salvador Cisneros Betancourt

salvador-cisnerosSalvador Cisneros Betancourt

Nació el 10 de febrero de 1828.

Murió el 28 de febrero de 1914.

¿Fue niño Salvador Cisneros Betancourt y corrió tras las mariposas? ¿Fue joven, y madrigalizó junto a bellas mujeres? Forzosamente fue niño y fue joven y en sus manos se hicieron polvo muchas leves alas, y escuchándolo se estremecieron de pasión algunos tiernos corazones. Pero nadie lo recuerda así, sino hombre ya, barbado y canoso, dando cuando la primera guerra la espalda a la ciudad natal y a su familia, para ir, armado caballero, a jurar fidelidad a la patria, en el altar alzado entonces, no entre luces y flores, sino entre fuego y sangre; llevando luego la República toda revuelta y enconada sobre los hombros; guardando, cuando el pacto del Zanjón, como imagen bendita, la bandera gloriosa; consagrando a ella, durante los diez y siete años de paz humillante, todo el ardor de su pensamiento y toda la energía de su espíritu… Y, cuando la última guerra, levantándose apenas escuchó que de nuevo se estaba peleando por el honor de los cubanos, volviendo a personificar su pueblo. Siendo luego, en la paz, como el abuelo de sus campatriotas todos, por la constante vigilancia en su favor, y por la veneración que supo inspirarles…

Seguir leyendo Salvador Cisneros Betancourt

Joaquín de Agüero y Agüero

joaquin-agueroNació este prócer el 15 de noviembre de 1816 y fueron sus padres Miguel Antonio de Agüero y Luisa Agüero. Su padre era un rico hacendado y provenía de una familia de mucho abolengo. Joaquín de Agüero estudió primero en Puerto Príncipe y después en la Habana donde obtuvo el título de Bachiller de Leyes. No pudo ejercer como abogado al enfermarse su padre y tener que regresar a Puerto Príncipe para hacerse cargo de las fincas y negocios de la familia.

Seguir leyendo Joaquín de Agüero y Agüero

Francisco de Arango y Parreño

francisco-arango-parreñoFrancisco de Arango y Parreño

Nació el 22 de mayo de 1765.

Murió el 21 de marzo de 1837.

El político, abogado y economista Francisco de Arango y Parreño ocupó durante finales del siglo XVIII y principios del XIX múltiples cargos comerciales y políticos en Cuba. Desde todos estos cargos y a partir de sus informes y publicaciones modeló el pensamiento económico cubano de la primera mitad del siglo XIX. Sus trabajos contribuyeron enormemente a sus propósitos de llevar la economía cubana a una estructura diferente.

Seguir leyendo Francisco de Arango y Parreño

Narciso López Oriola

narciso-lopezNarciso López Oriola

Nació: Caracas 2 de noviembre de 1797

Murió: La Habana 1 septiembre de 1851

Padres: Pedro Manuel López y Ana Paula Oriola

Era nativo de Venezuela y pertenecía a una familia distinguida de aquella entonces Capitanía General. Al entrar casi en la adolescencia ocurrió la revolución de su país, y poco después tomó servicio contra ella, en la caballería de las tropas reales. De carácter alegre, franco, abierto y simpático, de rostro agraciado, de cuerpo airoso, diestro en el manejo de todas las armas y de un valor temerario, que se complacía en desafiar los peligros, pronto logró distinguirse y subir. A la conclusión de la guerra, en 1826, era Coronel y gozaba fama universal de valiente, arrojado y entendido militar.

Seguir leyendo Narciso López Oriola