José Guillermo Moncada

guillermon-moncadaJosé Guillermo Moncada (1838-1895). Militar cubano. Guillermón —como se le conoció-, intervino en las luchas independentistas de Cuba contra el colonialismo español, liderando los movimientos revolucionarios en la jurisdicción de Santiago de Cuba.

Nació en la ciudad de Santiago de Cuba, el 25 de junio de 1838. Las primeras letras las recibió del maestro Francisco Fernández Rizo; luego aprendió el oficio de carpintero aserrador con el peninsular Manuel Perozo. En su juventud, en los carnavales santiagueros organizó la comparsa Los Brujos de Limones, sirviendo de bastonero. En esos años conoció a los hermanos Maceo y a Quintín Bandera, albañil en El Cobre.

Trabajó en los aserraderos de las playas de Manzanillo, donde se vinculó al grupo conspirativo contra el colonialismo español, dirigido por el capitán Francisco Mainer.

guillermo-moncadaA inicios de noviembre de 1868 se incorporó a la Guerra de los Diez Años a las órdenes del comandante Antonio Velázquez (Monzón). Se destacó en el ataque a Santiago de Cuba y en la destrucción de varios puentes de ferrocarril en el tramo Santiago-Maroto; acciones por las cuales fue ascendido a cabo y posteriormente, el 5 de diciembre de ese mismo año, le confirieron el grado de sargento. El 8 de enero de 1869 combatió en El Saladillo en las fuerzas capitaneadas por el general Donato Mármol; dos días después tomó parte en la acción del ingenio El Caney, subordinado al general Máximo Gómez. En los primeros meses de 1869 participó en el ataque a los poblados de Jiguaní y Santo Domingo, este último a las órdenes de Antonio Maceo. En abril fue ascendido a alférez y más tarde nombrado jefe de la escolta del coronel José Policarpo Pineda (Rustán).

El 29 de enero de 1870 llegó al grado de capitán y fue trasladado a las tropas del coronel venezolano José María Aurrecoechea. A partir del 17 de octubre de ese año combatió con el general Gómez y al mes siguiente alcanzó el grado de comandante. El 5 de mayo lo ascendieron a teniente coronel e intervino en la invasión y campaña de Guantánamo. Entre las acciones en que participó se encuentran: loma de la Galleta, La Indiana, Dos Amigos, Oasis, en esta última acción fue herido en una pierna.

En enero de 1872 tomó e incendió el pueblo de Tiguabos y en octubre asaltó Guisa. A finales de ese año atacó La Periquera, en Holguín, bajo la dirección del general Calixto García.

El 4 de junio de 1873 combatió en El Zarzal, jurisdicción de Manzanillo, lo que le valió el ascenso a coronel.

Durante la campaña de Camagüey, liderada por el general Gómez entre 1873 y 1874, enfrentó tropas españolas en el combate de El Naranjo, pero una herida lo obligó a regresar al Departamento Oriental.  El 3 de febrero de 1877 participó en la acción de El Purial, jurisdicción de Guantánamo, y a finales de ese año se mantuvo defendiendo las zonas de El Masío, Mucaral y Verdejo del constante asedio de columnas españolas enviadas por el general Arsenio Martínez Campos.

A inicios de 1878 se encontraba a las órdenes de Antonio y José Maceo, con quienes asaltó un convoy español de suministros con destino a Palma Soriano, en Santiago de Cuba. Al mes siguiente, libró el combate de Juan Mulato contra el Batallón Cazadores de Madrid y el de San Ulpiano, enfrentando al Batallón de San Quintín.

El 19 de febrero de ese año le escribió al general Vicente García. En la misiva calificaba el Pacto del Zanjón, firmado nueve días antes y con el cual se ponía fin a la guerra, como humillante y ridículo por no contemplar la independencia de Cuba.

En cartas posteriores al líder tunero le insistía en que apoyara a Maceo en su protesta contra la firma de la paz. El 15 de marzo de 1878 estaba entre los presentes en la Protesta de Baraguá contra lo pactado en el Zanjón y, por tanto, continuó su beligerancia contra la metrópoli española.

El 10 de mayo, con el grado de brigadier y al frente de la Segunda División del Departamento Militar de Oriente, recibió nota de Antonio Maceo referente al plan de campaña a seguir con las fuerzas a su mando.

La difícil situación de las fuerzas cubanas concentradas en el oriente de la Isla, lo obligó a solicitar al Gobierno Provisional, constituido en Baraguá, la suspensión de las hostilidades. El 10 de junio entregó las armas y capituló en San Luis.

En los meses siguientes se dedicó al negocio de corte de madera, que alternaba con las labores revolucionarias, relacionadas con la nueva contienda denominada Guerra Chiquita entre 1879 y 1880.

El 29 de agosto de 1879 ordenó el ataque al ingenio Borgita, en Santiago de Cuba, y al mes siguiente emprendió marcha hacia Guantánamo.

El 7 de septiembre, junto con José Maceo, sostuvo un combate contra fuerzas españolas, dedicándose con posterioridad a continuas maniobras, dirigidas a sublevar las localidades orientales e incorporar  hombres a su tropa. El 12 de diciembre de 1879 se le ascendió al grado de mayor general.

El 10 de mayo de 1880, las autoridades hispanas detuvieron a ocho familiares, entre quienes se encontraban su madre Dominga y tres niños.

En un inicio se opuso al Convenio del Confluente, bases de paz firmada el 2 de junio por José Maceo y el general español Luís Pando. Pero la crítica situación de los sublevados cubanos lo obligó a unirse a las fuerzas de Maceo rumbo a Caimanera, en Guantánamo, para de ahí partir hacia el exterior.

Al día siguiente fue interceptado en el mar y conducido a Puerto Rico, en espera de ser trasladado a las prisiones peninsulares. A finales de ese mes llegó preso a Santander, luego a Cádiz y al Castillo de Isabel II, para por último ser enviado a la Mola de Mahón, en Islas Baleares.

El 22 de septiembre de 1886 se le concedió la libertad mediante amnistía y procedente de Cádiz llegó a su ciudad natal, siendo sometido a estrecha vigilancia policial.

El 26 de junio de 1890 contactó con Antonio Maceo durante la visita de este a Santiago de Cuba con fines conspirativos. Dos meses después fue invitado a una comida especial en casa de Urbano Sánchez Hechevarría en honor a los generales Maceo y Flor Crombet.

Tras la expulsión de estos jefes de la Isla, el 30 de agosto de 1890, quedó a cargo, junto con José Maceo, de la dirección de la conspiración en Oriente.

En agosto de 1892 se vio con Gerardo Castellanos, vinculado a los preparativos de la revolución que organizaba José Martí. En junio del año siguiente, el general Gómez le informó haber aceptado la designación de General en Jefe del Ejército Libertador de Cuba, de acuerdo con el ramo de la guerra del Partido Revolucionario Cubano.

Trabajó en la organización de la nueva contienda, pero fue detenido, el 21 de noviembre de 1893. Las autoridades españolas lo internaron en el cuartel Reina Mercedes. Poco después, Martí orientó a Rafael Portuondo Tamayo para que se encargara de su excarcelación, girándole el dinero de la fianza.

En diciembre volvió a ser apresado. A inicios de 1894 recibió la visita en prisión del escritor norteamericano Clarence King, corresponsal de la revista The Forum.

El 1o de junio lo pusieron en libertad y ese mismo mes fue visto por Antonio Maceo, se mantenía a la espera de la orden de alzamiento, la cual recibió el 30 de enero de 1895 por medio del estudiante de Derecho Juan Tranquilino Latapier.

guillermon-moncada-2El 19 de febrero de ese año salió de su casa para evitar ser detenido y dictó órdenes para el alzamiento del 24 a los jefes militares Periquito Pérez, en Guantánamo; Victoriano Garzón y Quintín Bandera, en Santiago de Cuba; Alfredo Goulet, en El Cobre, y Saturnino Lora en Jiguaní.

El 24 de febrero de 1895, fecha en que se inició el nuevo movimiento independentista, hizo su primer campamento en Charco Tumba, término de San Luis, posteriormente se dirigió a Mayarí Arriba.

El 3 de abril de ese año le entregó el mando militar de la región a Bartolomé Masó; dos días después murió enfermo en Mucaral, barrio de Florida Blanca, término municipal de Alto Songo.

 

Bibliografía

Boti, Regino E.: Guillermón Moncada, Editorial Oriente, Santiago de Cuba, 1985.

Castellanos y González, José G.: José Guillermo Moncada (Guillermón), guerrero, patriota y mártir, Imprenta Ros, Santiago de Cuba, 1942.

Colectivo de autores: Diccionario enciclopédico de historia militar de Cuba, t. I, Editorial Verde Olivo, La Habana, 2001.

Instituto de Historia de Cuba: Historia de Cuba. Las luchas por la independencia nacional y las transformaciones estructurales 1868-1898. Editora Política, La Habana, 1996.

Padrón Valdés, Abelardo: Guillermón Moncada, vida y hazañas de un general, Editorial Letras Cubanas, La Habana, 1980.

Pérez Guzmán, Francisco y Rodolfo Sarracino: La Guerra Chiquita, una experiencia necesaria, Editorial Letras Cubanas, La Habana, 1982.

Rodríguez La O, Raúl: Personajes de la guerra: Mariana y Guillermón, Editorial Oriente, Santiago de Cuba, 1992.

Rodríguez, Pedro Pablo: La primera invasión, UNEAC, La Habana, 1987.

EnCaribe

Anuncios